Ambientación
El universo, una estructura compleja formada por diferentes porciones igual de complicadas y entrelazadas entre sí conformando una red con elementos tales como el espacio, tiempo, materia, energía y vida. No solo presenta una gran complejidad, sino también una inherente fragilidad, tal como la porcelana. La red ha comenzado ha comenzado a romperse y poco a poco las barreras entre universos se fracturan y la realidad se quiebra.¿El motivo? es simple, todo comenzó con un viaje en el tiempo, un joven dispuesto a resucitar al mejor guerrero de la historia en pos de cambiar su horrible futuro. Sumado a esto otra causa fue, una terrible batalla librada entre 2 poderosos seres que con golpes certeros y rápidos tal cual truenos amenazaban al universo. El futuro del planeta Tierra quedó en manos de un Saiyan destinado a luchar contra un monstruo creado desde el inicio de los tiempos con un único fin destruir.

Goku venció y la paz regresó durante mucho tiempo, sin embargo, un ser desconocido y procedente de otro universo se percató de las fracturas producidas como consecuencia de las peleas y ha comenzado a manipular y a reescribir la realidad pacientemente a su beneficio con el fin de reescribir la historia y cambiarla con la intención de acumular más poder. Actualmente nos ubicamos en el año 758 en un Dragón Ball World igual al de nuestra serie de la infancia al mismo tiempo que totalmente distinto debido a unas anomalías que han aparecido y han producido nuevos cambios significativos en la historia original.

Dragon Ball Alternative Universe Time es un mundo original y realista de nuestra clásica serie, una tierra desigual donde las actividades político-económicas se concentran en las grandes ciudades donde las industrias farmaceúticas y la tecnología avanzada son parte del estilo de vida de la sociedad donde en las urbes el orden público es positivo, por otro lado, en las zonas rurales la situación es lo contrario las desigualdades económicas son tan grandes que hay regiones donde los hospitales y las escuelas no existen, el orden público es bajo y la corrupción y pobreza agitan estas zonas dominadas en ocasiones por bandas criminales y la principal economía de estas zonas es el sector primario.

Un mundo donde la tecnología crece de forma exponencial, al mismo tiempo que de forma paralela la existencia de elementos sobrenaturales y mágicos existe y se desarrolla también a una importante velocidad, la cultura terrestre ha asimilado la coexistencia contradictoria y próspera de ambos lados.Debido a esto el gobierno ha decidido crear una organización gurbenamental de defensa apoyada por capital público-privado, encargada de la protección del planeta utilizando los medios necesarios para prevenir y eliminar las amenazas. Los cuerpos policiacos y militares encargados de la defensa terrestre están armados adecuadamente disponiendo de medios tecnológicamente muy avanzados y su nivel va creciendo gracias a las investigaciones realizadas por parte del Estado y las empresas. El Planeta Tierra de Alternative Time no solo es un mundo lleno de incoherencias y desigualdades propias de la serie, sino también un mundo donde existen múltiples universos y dimensiones alternativos que también se han visto afectados por las anomalías que están ocurriendo.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Administración
Lord Time
Cargo: WEBMASTER
Envía un MP
Son Goku
Cargo: Admin
Envía un MP
Nikugui
Cargo: Diseñadora
Envía un MP
Morgana
Admin
Envía un MP
Últimos temas
» Ecos del Pasado (Fic)
Ayer a las 5:16 pm por Ace

» Registro de Avatar
Ayer a las 11:56 am por Lord Time

» Registro de Profesion
Ayer a las 11:53 am por Lord Time

» Encuentro con un viejo enemigo(Goku)
Ayer a las 5:44 am por Son Goku

» To Aru Majutsu no Index/A Certain Magical Rol [Confirmación Élite]
Dom Nov 19, 2017 1:13 am por Invitado

» Highschool of the Dead RPG (Confirmación)
Sáb Nov 18, 2017 5:09 pm por Invitado

» Pokémon arcoíris {Confirmación Élite}
Miér Nov 15, 2017 9:05 pm por Invitado

» Digital Pocket ~ Afiliación Élite (Confirmación)
Mar Nov 14, 2017 11:21 pm por Invitado

» Nueva campaña apadrina un usser
Vie Nov 10, 2017 7:28 pm por Lord Time

» Son Goku
Vie Nov 10, 2017 8:32 am por Lord Time

Créditos
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Nymphaea, Mikage, y a los usuarios del foro Shine. Los recursos (imágenes, etc) se han recogido de manera libre en los diferentes directorios y páginas pertinentes.

Este foro está ligeramente basado en la obra de Akira Toriyama, Dragon Ball. Sin embargo, el contenido original del mismo foro es exclusivo de los Administradores y sus usuarios. Antes de usarlo, ha de comunicarse al mismo staff.Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional

Un Océano en Calma [Priv. Rey Bardock]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un Océano en Calma [Priv. Rey Bardock]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 14, 2017 5:45 am


Un Océano en Calma

Ciudad Del Este.



Rey Bardock— Ciudad Del Este — Una Semana después del aterrizaje.




— '' Tengo miedo... ''

No eran más que palabras en frases codificadas en estructura de susurros. Nada más que palabras a un recuerdo que no lograba descifrar. Y sus sospechas provenían de la ira y la duda, caminos sinuosos pero hermanos de una misma senda, el miedo.

Lejos estaba aquella palabra de sus sentimientos, luego de la tormenta domina la calma, donde los restos de lo que fue y nunca volverá a ser... la memoria de aquella persona que fue y que quizás nunca sea, aun cuando lo afecte... Dentro de si no crece más que lo que recibe del exterior, se forja y crece más fuerte lo que se siembra, hasta formar quizás algo parecido a lo que era, pero no es igual.

— '' Entonces, estás perdido... ''

Esa voz, aun podía recordar con lujo de detalles aquella voz, nada le traía más aquel recuerdo de su desconocido miedo que aquella voz, en respuesta.

— '' Perdido ''

Reasumió Okran, dentro de sí, deslizando las palabras como un suspiro al viento, mientras estos alejaban dichas palabras fuera de sus oídos. Y al vacio de aquel precipicio en el cual sentado observaba la gran ciudad en medio de la noche. Aquellos luceros como estrellas de la noche iluminaban el patrón oscuro, como si fuese el manto del mismo cielo nocturno reflejado en la tierra.

Letreros, luces, semáforos, señales, vehículos. Todos formaban una constelación infinita de luces en lo que abarcaba aquella vista. Nada atraía mejor al joven que aquel sentimiento de nostalgia a lo perdido. Tan perdido como aquella ciudad en la cual debajo de este resonaba una canción tan calma como aquella ciudad. Donde solo almas perdidas vagaban por las calles en medio de la lluvia.

Gotas corrían por las mejillas, tan húmedas pero al mismo tiempo tan cálidas como el calor que emanaba del asfalto.  Calle de agua, agua de cielo que cubría y corría por aquellas calles como estampida y llenaba el concreto de un manto que reflejaba un mundo más solitario.

Uno de sus pies se hamacaba en el vacio del borde del precipicio de aquel gran edificio, mientras otro, abrazado por sus brazos, se contenía contra su pecho. En este el niño apoyaba su mentón y continuaba observando, repasando, recordando.

— '' Ya no temo... ''

Ambos pies elevaron al niño, parándolo en el borde de aquel tejado. Donde las personas parecen hormigas y las cosas, luciérnagas de luces, exhiben solo sus colores. Su primer paso fue dado en reversa en donde bajo de aquel borde y se perdió en la señal de aquel gran letrero lumínico que escondía su figura como una oscura mancha en su resplandor.

Pronto se encontraría con aquel asfalto inundado y la avenida de estrellas, en donde el sonido es más frecuente y audible. Los platillos resonaban en un tono ameno al igual que su seguidor, el contrabajo que con cada cuerda respaldaba el fondo de una melodía que lideraba aquel saxo que apresuraba su marcha y frenaba en tiempo muerto para continuar en su repiqueteo de subida y bajos. Parecía que la banda componía parte de la ciudad y el entorno se volvía cada vez más atrapante.



En aquella noche, si bien la pereza y la soledad, acompañadas de una cálida tristeza melancólica, eran de ser tranquila y serena, nada hubiera roto mejor aquel momento que la ráfaga de disparos provenientes de calles más adelante.

Los neumáticos, aun empapados en las agitadas aguas del rio de la calle, quemaban llantas en cada freno y aceleración que daba el conductor frenético ante su escape, mientras las patrullas de la policía perseguían en una carrera por las calles deshabitadas de la ciudad. Fue a ser de estos ladrones que la huida del banco no resultase como esperaban. Por lo que en el apuro, varios billetes se desprendían de las ventanas que llevaban abiertas para sacar sus armas y agitarlas con las corrientes de aire de la velocidad del vehículo, intentando acertar sus disparos a los coches de la policía.

Fue entonces que a la distancia, Okran pudo observar aquel vehículo que parecía ser igual de robado que aquellos billetes, un auto de colección si alguien de conocimientos pudiera apreciar. Fue allí mismo, en el otro extremo de la calle, que en la esquina fue a parar como barricadas, dos camionetas con las siglas S.W.A.T en ellas. Se replegaron desde las puertas traseras, varios efectivos que sujetaban sus armas contra aquel auto rampante que al acercar sus luces al camino bloqueado, no les dejaron más opción que frenar siendo bloqueados por el otro extremo, por los demás efectivos que le daban caza.

Ni un callejón sinuoso y angosto quedaba ya como escapatoria, solo aquellos grandes edificios que rodeaban la manzana y dejaban bloqueado el lugar excepto por las calles, las cuales ocupaban los vehículos policiales.

Aquel auto se detuvo justo en medio de la calle, en donde Okran los observaba empapado debajo de la lluvia desde el cordón. Con megáfono en mano, una voz surgió de entre los efectivos, sugiriéndoles salir pacíficamente de aquel automóvil a los ladrones antes de abrir fuego contra ellos. Las manos se alzaron casi inmediatamente, aunque Okran como cercano testigo pudo ser espectador de miles de burradas y conversaciones a gritos de los ladrones en el auto. Tres de ellos salieron del vehículo y los policías bajaron de los suyos y fueron acercándose lentamente hacia ellos, hasta que un cuarto salió corriendo a toda velocidad entre los demás ladrones para ir en dirección del cordón y allí mismo sujeto a Okran, a quien habían visto apenas el auto se hubiera frenado ante la barrera.

Una pistola, calibre .32 apuntaba a la cien del niño, mientras un hombre palurdo y psicótico gritaba de sobremanera, de tal manera que casi escupía mas que hablaba. Dando órdenes a los policías de retirarse o los sesos del niño terminarían regando el suelo como la lluvia.

Los policías volvieron a estar tan tensos como en un principio, con sus armas apuntando a todos y cada uno de los miembros de aquella pandilla, ahora una nueva amenaza surgía y lo que pensaban, la vida de un niño pendía de las acciones que tomaran en aquel momento. Un hombre y una voz surgieron de entre los demás policías

—'' Estas perdido, idiota... ''

Esas palabras dejaron más seco a Okran aun en medio de la lluvia, y más shockeado que una mera pistola en su cabeza.

— '' ¡¡Alejense o este niño sufrira las concecuen--...!! ''

Basto con alzar el reverso de su puño cerrado para darle de lleno en su rostro con los nudillos, alejarlo con su otro brazo y separarse de su agarre con una patada a su estomago para luego oscilar en el aire como un trompo, para terminar acertándole un golpes de una patada a la cara nuevamente. Lo que enviaría al maleante contra aquella vidriera a su espalda, atravesando vidrio y cristal hasta dejarlo recostado entre aquellos maniquíes.

Solo regresó su vista al hombre desvalido en el suelo, para comprobar que allí se quedaría, antes de retornar su atención a aquel hombre entre los oficiales.

Algunos de ellos bajaron sus armas y hasta dejaron sus bocas abiertas ante aquel espectáculo del niño. Al igual que los policías, los maleantes boquiabiertos se dejaron llevar sin más opción. Luego de esposarlos, una oficial le trajo una manta con la que cubrió al niño y le ofreció chocolate caliente, aunque este sin prestarle atención centraba su vista hacia aquel hombre de pelo extraño, con sus cejas fruncidas y en expresión no muy calma como lo estaría antes.

— '' Ey, tu... Si el tipo de antes... ¿cuál es tu nombre? ''

Dijo Okran señalándolo y hablándole de un modo que lo asimilaría a Goku cuando enfrentaba a alguien de malas maneras y sin estribos. Aun sin su armadura saiyan, el niño sostenía los rasgos de su padre y aquel cabello largo puntiagudo característico de este.

— '' ¿Tu eres aquella voz? ''

Volvía a preguntar Okran, sin sentido alguno en lo que decía para alguien que estuviera fuera del contexto de su mente y emociones de los pocos recuerdos que tenia.
La oficial que antes lo había atendido alzando sus cejas ante las palabras inexplicables del niño, volvía a esbozar una sonrisa con algo de incomodidad, sugiriendo que quizás fuera por el estado de shock del momento que no podía hablar con racionalidad.






Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un Océano en Calma [Priv. Rey Bardock]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 22, 2017 3:56 am

Los días y las noches en el cuartel eran interminables cuando existían conflictos. Cada cierto tiempo se recibía una llamada de una amenaza de terrorismo, o una invasión de monstruos o dinosaurios que la policía por sí misma no era capaz de controlar. Mientras eso no sucediera, se la pasaban en entrenamientos, adiestramiento, cursos de desarme y rearme de toda clase de armamento. Combates de entrenamiento, simulación, y un sinfín de cosas más con las que se aseguraban de adiestrar al escuadrón de élite que se suponía eran los SWAT.

Ese día había sido muy silencioso. Sesiones de entrenamiento de largas horas y ningún aviso, ninguna alerta, ningún pedido. Todo era bastante inusual, muy silencioso para lo que solía ser.

Bardock estaba entrenando en una simulación, en la que debía infiltrarse y desactivar una bomba. En el campo había alrededor de otros diez soldados armados, revisando sin descanso. Por su lado, Bardock estaba solo, pero no se le veía tenso o desanimado. Su mirada buscaba la posición de todos y cada uno de sus oponentes mientras se escondía tras una pared.

- Bien, ahí hay tres. Los demás deben estar del otro lado de esa pared esperándome. Debo ser rápido y desarmarlos sin excederme en la fuerza - él iba sin armas, sólo con su kevlar y su propio cuerpo para defenderse. Estuvo unos cuantos segundos analizando sus opciones, y cuando se levantó desarmó y noqueó sin demasiados problemas al primero, pasando desapercibido sin problemas. Sin embargo, la alarma sonó cuando estuvo a punto de irse a cubierto. Un problema detectado en plena noche en la ciudad. Al parecer unos maleantes de poca monta estaban causando problemas a la policía, y habían solicitado la presencia de un equipo para encargarse de evitar posibles daños a la infraestructura y los civiles. Naturalmente, los ejercicios finalizaron de inmediato cuando Bardock recibió el aviso de que sería uno de los que irían a tratar con ese problema.

Preparado con su arma reglamentaria, que rara vez usaba, su armadura de combate  y unos cinco compañeros más con los que tendrían que asegurarse de dispersarse correctamente. La policía tenía arrinconados a los maleantes, sin embargo, estos habían tomado a un rehén. Un niño que pasaba casualmente por ahí, con una expresión de mucha amargura que había sido amenazado por un arma por uno de los bastardos. – Usando niños… están desesperados – comentó Bardock ya en posición. Estaba detrás de uno de los autos usados como barrera, esperando la señal para saltar y lanzarse hacia ellos. Dos de sus compañeros le cubrían las espaldas, mientras que el resto aseguraría el perímetro. Grande fue la sorpresa de todos los allí presentes, incluyendo al mismo Bardock, cuando el niño hizo algo impensable: en menos de unos segundos había derrotado completamente a su captor, y sin esperar más, Bardock saltó y se fue contra los que quedaban. Si esperaba corría peligro de que el niño fuese baleado. Efectivamente, dos de ellos le apuntaron con sus armas, al menos hasta que Bardock gritó. – ¡Hay un civil en medio, debemos proceder ahora! – uno de los malhechores, que no apuntaba a Okran en ese momento, le disparó a Bardock, pero este esquivó la bala sin problemas y cortó las distancias. Aprovechando eso fulminó de un golpe limpio en el estómago al agresor, haciéndole desmayarse completamente tras escupir sangre. Los otros dos abrieron fuego, pero fueron heridos por los soportes y la policía antes de que una bala alcanzara a alguien.

Ya todo parecía estar en orden, con mucha tranquilidad. La policía aprehendió a los ladrones y los servicios médicos fueron a respaldar a todo aquel que pudo haber salido herido en ese momento. En ese momento Bardock se secaba la cara con una toalla para refrescarse un  poco y relajar su mente. Una voz interrumpió sus pensamientos en ese momento, y se volteó a ver de dónde venía. Era el niño rehén de antes, pero algo era diferente. Antes no había podido percatarse bien de su rostro, pero verlo ahora más cerca hizo sentir muy extraño al saiyajin. De repente su corazón se sobresaltó bruscamente, pero calmándose con la misma velocidad. La mirada, el gesto, el rostro entero del niño le susurraba algo a su subconsciente que no era capaz de descifrar.

¿Voz? – preguntó algo aturdido el saiyajin. Se sacudió la cabeza para intentar dejar de lado esos pensamientos absurdos que estaba teniendo y así poder responder con normalidad. – Soy Bardock, y me gustaría saber quién eres también. Me sorprende ver a un niño capaz de hacer eso que hiciste antes – “además de que siento que te conozco”, pensó. Volteó a ver a la oficial de antes, y con un gesto frío esta se retiró poco a poco. – ¿De qué voz es la que hablabas? – reiteró con impaciente intriga.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.